IX.- El Ermitaño

Un anciano quien aparentemente camina en calma y con cuidado, con la cabeza inclinada y con los ojos cerrados posiblemente en actitud reflexiva. Está solo, sólo él y sus pensamientos (sus dudas, ilusiones, miedos, etc.). Sin embargo camina pacientemente, lo cual le asegura no tropezar ni caer. En su mano derecha lleva una pequeña luz, sufiente para iluminar su camino ¿Esa luz se refiere a alguna sabiduría divina? Y en su mano izquierda lleva su bastón o báculo que le permite dar pasos firmes y seguros en el mundo físico. Aunque la luz está más arriba del bastón, se aprecia cierto equilibrio (entre el mundo físico y espiritual o divino) que al anciano debe mantener. En definitiva, un hombre prudente, pensativo, reflexivo y seguramente sabio, que camina en calma pero con paso seguro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres de Bastos

Cierre de los Arcanos Mayores: El Camino del Alma (II Parte)

I.- El Mago