Presentación

Comenzaremos revisando los Arcanos Mayores y Menores del Tarot de Rider/Waite (Radiant), haciendo una descripción simple de los elementos generales de cada carta. El objetivo consiste en identificar, de manera natural, los arquetipos o el significado de la simbología común para cualquier observador sin el apoyo, por ahora, de la opinión experta, de manera de tener un encuentro cara a cara con cada carta. Muy sencillo: Ver la carta y describir qué me dice con el menor prejuicio teórico posible. Más adelante nos adentraremos en sus significados técnicos y complejos. Sus comentarios son bienvenidos.

Aviso Importante


Debido a un error de configuración, se han perdido todas las suscripciones que hasta la fecha se han registrados para recibir las actualizaciones de este Blog vía email. Por tal motivo, invito a todos los que lo deseen, a que registren su email nuevamente aplicando al siguiente link:


Ofrezco disculpa por los inconvenientes ocasionados.
Saludos,
Leonardo.

lunes, 24 de agosto de 2009

Tres de Bastos

Similar a la carta anterior, observamos a un hombre con una túnica roja quien se encuetra escoltado por tres bastos sólidamente cimentados en la tierra. En esta oportunidad, y a diferencia de la carta anterior, este hombre se encuentra de espalda mirando fijamente hacia el horizonte, hacia el mar donde se encuentran algunas embarcaciones que parten en pleno ocaso del sol. Sus finas vestiduras indican que se trata de un hombre adinerado y apoderado, quizás un mercader. Su actitud observante y serena desde la cumbre, parecieran indicar satisfacción por los logros, posesiones y metas obtenidas. Los bastos que le acompañan están firmes, floridos e inamovibles siendo el apoyo incuestionable del personaje. La diferencia más significativa es que el anterior (el del dos de bastos) se encontraba en actitud activa en su fortaleza o castillo y fijando su atención en posibles objetivos, mientras que este refleja claramente que ha llegado al final del camino y aprecia con satisfacción sus logros. Creo que el mensaje central que trasmite la carta es: satisfacción y estabilidad, el resultados que se obtiene después de andar y bregar el camino.

miércoles, 3 de junio de 2009

Dos de Bastos

Un hombre con túnicas color rojo aparece desde una posible fortaleza o castillo, mirando a los lejos, quizás al horizonte, en actitud tranquila, reposada y segura. ¿Qué mirará? ¿Las extensiones de su propiedad o el fruto de su trabajo? ¿Los posibles barcos que navegan? A sus lados cuenta con dos bastos: el de su izquierda, el cual sujeta, se encuentra cimentado en una aparente base de concreto (al menos es la impresión que da, aunque puede tratarse de una vara apoyada simplemente sobre el cimiento); este basto se encuentra firme, inamovible, fresco y florido. A su lado derecho se encuentra otra vara que. a diferencia de la anterior, se encuentra en una especie de abrazadera, lo cual hace suponer que puede removerse a voluntad y de acuerdo a la necesidad. Entonces: una vara sostiene y otra auxilia a este hombre. ¿Cual sería esa necesidad? ¿Para qué usar la segunda vara?
En su mano derecha sostiene una esfera que parece una réplica en miniatura de la tierra, la cual estaría simbolizando sin duda su dominio o poder sobre ella.
Casas, montañas, bosques, mar y una fortaleza, todas ellas en aparente disposición de este hombre que pareciera ser alguien con muchas riquezas y poder. ¿Qué mira este hombre? ¿Aquello que ha alcanzado? ¿Aquello que aún no alcanza? ¿Ve el resultado o la nueva meta? Sin embargo, sea lo que sea, la carta da sensación de tranquilidad, de firmeza y de un dominio incuestionable.

miércoles, 27 de mayo de 2009

As de Bastos

En esta carta podemos observar una gran mano blanca que sale de entre las nubes y que sostiene un madero vigoroso y florido. Este basto parece alimentarse de alguna manera por la energía que contiene e irradia la mano poderosa. En este sentido, el madero que debe nutrirse esencialmente de elementos terrenales (tierra, agua, oxígeno), consigue su vigorosidad en una energía superior. ¿Lo físico y lo divino junto?
Debajo de él aparece una riachuelo y un castillo en la cumbre de una montaña, que a la vista parecen pequeños pero que en efecto no lo son. Lo imponente de la vara hace ver todo muy pequeño y resalta en efecto su importancia ante el resto de los elementos. No se trata de una espada que corta, se trata de un madero que sirve de apoyo similar a la que lleva El Ermitaño pero que también es útil para la defensa. En caso de ser usado para defenderse, el efecto del basto puede generar un dolor pasajero pero que no lleva necesariamente a malograr en exceso o a cortar como la espada.
En efecto es una vara imponente y su firmeza no se pone en duda. ¿Qué busca decirnos su presencia?

viernes, 22 de mayo de 2009

Cierre de los Arcanos Mayores: El Camino del Alma (II Parte)












A mi entender, esta segunda parte (y aunque muchos no estén de acuerdo), tiene una connotación más trascendental y metafísica, y se refiere a la lucha ya del alma (como ente espiritual y no corporeo) para llegar a su camino final, con la salvedad de que se nota más la influencia de aquellos aspectos que el hombre ya no controla sino que están dominados por fuerzas superiores, divinas o del destino. Si observamos con detenimiento, la mayoría de las figuras expuestas aquí son mencionadas en el Apocalipsis de Juan. Dicho relato se ha dado a conocer como la historia de "El fin de los tiempos", y aunque bien sabemos que dicho relato se refería al destino de la Iglesia cristiana ya amenzanada por las primeras persecuciones, también se ha querido ilustrar con él todo aquello que finalmente ha de pasar con el hombre. Es así como observamos que desde el primer Arcano (El Loco) hasta El Colgado, notamos la acción voluntaria del hombre sobre el mundo, sin embargo, a partir del Arcano XIII (La Muerte) pareciera que dichas acciones quedan a un lado y comienzan a operar elementos superiores a la voluntad humana. Todas las cartas muestran personajes de otro plano: La Muerte, Angeles, El Diablo, La Estrella, La Luna, El Sol a excepción de un ser andrógino que levita en el cielo y que cierra dichos arcanos.

En el Apocalipsis se menciona a la muerte quien neutraliza las acciones voluntarias del hombre despojándolo de su estado corporeo. La muerte y el diablo luchan contra lo ángeles de Dios en una guerra final, resultando poco casual que el Angel de la Templanza esté entre ambos personajes. Sin embargo, este Angel muestra una actitud calmada, controlada y en equilibrio, lo cual puede explicarse por el hecho de que ellos en sí no tienen poderes propios sino que obedecen a la voluntad divina, y que podrían estar esperando dicha orden para actuar. En Apocalipsis 10; 1-3 y 15; 1-18 se observa claramente como estos ángeles, inclusos aquellos que llevan las copas con la furia de Dios, esperan la orden para desatar la lucha. La Torre demuestra que la guerra desatada entre el bien y el mal es catastrófica retando cualquier posible poder terrenal existente. La Estrella se constituye en una luz de esperanza ante la crisis, y La Luna representa los miedos y las dudas razonables ante tales acontecimientos. El Sol inaugura las tres últimas cartas que muestran el resultado de la lucha entre el bien y el mal, dando como vencedor al primero. Finalmente, El Juicio y El Mundo dan cuenta de la recompensa o castigo del alma por los actos que en vida física ejecutaron. ¿Esta es la historia de los Arcanos Mayores o de nuestras vidas? Es una descripción muy cristiana de los eventos: cada quien será juzgado según sus actos. Sin embargo, ¿es esa la historia del hombre y del alma? ¿Siempre nuestros actos podrán ser recompensados o castigados? Esa es una respuesta que dejo a cada quien.

Como nota curiosa, este artículo está acompañado de los Arcanos Mayores Nº 0 y XXI del "Tarot of Dreams", como notarán, estas no son más que la carta de El Loco y El Mundo y se aprecia cómo quien inicia toda la historia termina ascendiendo y elevándose luego de transitar por la vida y experiencias de todos y cada uno de los Arcanos que le preceden.

domingo, 10 de mayo de 2009

Cierre de los Arcanos Mayores: El Camino del Hombre (I Parte)

Una de las claves de la interpretación del tarot radica en la práctica de ver cada carta hilada con las siguientes como una especie de historia o caricatura. De esta manera entendemos que cada carta no es un símbolo o arquetipo aislado, sino que en sí mismas, y disponiéndolas en el orden tradicional (de menor a mayor) tratan de contar una historia. Las particularidades para la historia personal de cada uno de nosotros se observa en la manera azarosa como se disponen las cartas luego de barajarlas. En este sentido podemos decir que la disposición de las cartas en su orden tradicional, intentan narrar una historia general sobre el hombre, la humanidad y el alma, sin embargo cuando el consultor o intérprete las dispone de manera azarosa enfocado en la pregunta de un consultante, entonces estamos ante la presencia de una historia personal, de su propio camino, de su alma.
Al terminar la observación básica de los 22 Arcanos Mayores del Rider/Waite (sin apoyo por ahora del conocimientos especializado), podemos tener una idea general de esa historia de vida que Waite intentó narrar. Tal como dice Rozonda, el tarot no es una cabalística compleja sino que su claridad es accesible a todos, por tanto las posibles explicaciones al respecto son amplias y variadas, y las diferencias entre uno y otro intérprete pueden ser abismales; no obstante, bajo el espítiru del ejercicio de observación y del aprendizaje, me atreveré a hacer una pequeña y simple hilación de la historia principal de los 22 Arcanos Mayores:

Hay diversas tendencias que afirman que los Arcanos Mayores comienzan o culminan con la carta de El Loco. Para mi, evidentemente, este mazo comienza con esta carta y da cuenta de los inicios del hombre o del alma en la humanidad. El Loco es una persona con las habilidades propias de la juventud, con mucho empuje pero a su vez es también una hoja en blanco sobre la cual poca experiencia se ha escrito. Es así como esta carta inaugura los inicios de la humanidad y sus pasos ante un mundo desconocido. De aquí en adelante, y hasta el Arcano XII (El Colgado), pareciera que se trata de las diversas posiciones o roles que el hombre ocupa o puede ocupar en la vida. Es así como El Mago, La Suma Sacerdotisa y La Emperatriz pueden aludir al principio creativo (la magia, el conocimiento y la procreación); El Emperador y el Sumo Sacerdote se refieren a los poderes terrenales y espirituales instituidos en el mundo físico y que son respetados y seguidos por todos. Los enamorados parecen ser una carta de autodescubrimiento y también de inicio, es decir, es el momento de elegir y de tomar un camino; comenzado este camino, El Carro representa la necesidad del hombre de triunfar ante las empresas emprendidas, pero que sin las debidas cualidades (La Fuerza y El Ermitaño) de fortaleza, tolerancia y sabiduría, serán más difíciles de conseguir. Es indiscutible que a pesar de nuestros actos, nuestra fortuna en la vida también tiene algún porcentaje de azar positivo o negativo, y es La Rueda de la Fortuna quien advierte eso. Los actos humanos traen consecuencias (positivas o negativas), y en este sentido La Justicia (terrenal) se erige para mantener el equilibrio y contribuir al crecimiento del hombre. Es así como finalmente esta primera parte es cerrada por El Colgado quien garantizada la santidad, purga, posiblemente, algunos errores y cumple con el castigo impuesto por La Justicia, pero siempre con el fin de contribuir a su crecimiento. Podríamos sospechar entonces, que El Colgado no es otra persona que El Loco que ha transitado la vida siendo el hombre del Los Enamorados, y el de El Carro, que ha experimentado, ha vivido y finalmente ha evolucionado.

lunes, 4 de mayo de 2009

XXI.- El Mundo

En esta carta apreciamos en el plano principal a una mujer (aunque algunos no están del todo seguros de que lo sea; según Rozonda puede tratarse de un ser andrógino por cuanto Waite nunca ha tenido reservas para mostrar los genitales, y sin embargo aquí los oculta) quien levita en medio del cielo con un par de báculos en sus manos similares al usado por el Mago para invocar al cielo, sin embargo con la notable diferencia de que estos no señalan ni al cielo ni a la tierra propiamente sino que por el contrario se mantiene en un nivel de equilibrio entre ambas dimensiones. Esta mujer se encuentra rodeada de una corona de hojas verdes atada con sendos lazos rojos arriba y abajo. 
En los extremos se encuentran los animales mencionados en el Apocalípsis de Juan en su capítulo cuatro; se trata de los cuatro vivientes alados que se hallan a los lados del "Trono en el Cielo": Hombre, León, Toro y el Águla. Estas corresponden además a los cuatro evangelistas, Mateo, Marcos, Lucas y Juan (también representaciones astrológicas de Acuario, Leo, Tauro y Escorpion). Si tomamos como referencia el Apocalipsis, Waite quiso representar al ser humano elevado finalmente, después del juicio final, al trono del cielo y a la máxima plenitud. Por supuesto que esta carta es un presagio muy positivo.

jueves, 30 de abril de 2009

XIX.- El Sol

Observamos a un Sol radiante que domina el primer plano de la carta. Este Sol muestra una cara humana seria y serena, pero sobretodo firme, a diferencia de la carta anterior que se muestra pensativa, reflexiva. Debajo de él se aprecia unos girasoles igualmente fuertes y floridos. Una niña inocente, coronada de flores y despojada de sus vestiduras, monta un bello caballo. LLeva en su mano izquierda una bandera de color rojo que evidentemente contribuye a potenciar la configuración energética de la carta. Esta niña se muestra en actitud de alegría, apertura y soltura. Probablemente el muro que antecede a la infante sea parte de una fortaleza que le rodea y protege, asegurando de esta manera la confianza plena que intentan trasmitir todos los elementos de la carta. Siendo así, indudablemente esta carta está llena de energía y vitalidad (El Sol resplandeciente, los girasoles radiantes, la trasparencia y frescura de la infancia y la vitalidad del caballo). Su presencia no puede hacer otra cosa que augurar buenos presagios. Quizás por esto los especialistas no dudan en afirmar que esta carta siempre habla de buenas cosas y de un "si" conclusivo.

domingo, 26 de abril de 2009

XVIII.- La Luna

Se encuentra imponente en el medio de la carta La Luna, tan majestuosa que pareciera un sol. Indudablemente que habla de su influencia incuestionable. Al fondo dos fortalezas o torres muy altas que se quedan pequeñas ante la grandeza de la luna. Ella adopta el gesto de una mujer que pareciera estar en actitud reflexiva, pero efectivamente piensa en algo muy serio o importante. Por aquello de que la luna puede afectar el comportamiento, vemos a un par de zorros o perros que ladran en actitud de miedo o reclamo hacia ella. Así mismo, moviliza a un escorpion o langosta que sale del agua. La distinción entre escorpion o langosta cambiaría de manera significativa su presencia e interpretación en la carta, precisamente por aquello de las características del escorpion animal y el astrológico y sus capacidades misteriosas y enigmáticas, características estas que se conjugan muy bien con la luna, la noche y los actos de magia. El aspecto sin duda más importante de la carta es el dominio de la luna y su influencia, así como la necesaria pausa que se requiere para continuar el proceso. Es inevitable. Ni los reclamos ni los miedos de los animales la inmutan. Ella reposa ahí, influyendo al mundo y deteniéndolo obligadamente.

XVII.- La Estrella

En esta carta vemos a una mujer, quizás una doncella, desnuda y en posición genuflexa ante el lago, con el pie derecho en contacto con el agua y el otro en contacto con la tierra. Vacía un par de vasijas llenas presumiblemente de agua, derramando un poco en el lago y otro tanto en la tierra asumiendo que finalmente llegarán al mismo lugar (compatibilidad del agua y la tierra).
¿Porqué lo hace? ¿Ya no necesita del agua? ¿O acaso vacía las vasijas para renovarles con agua nueva?
Su actitud es tranquila, calmada, y su desnudez parece inocente, lo cual sugiere que se trata de una carta serena y de buen presagio. Le acompañan siete estrellas más pequeñas y una más grande para sumar un total de ocho estrellas. Cada estrella tiene ocho puntas (entre muchos significados es símbolo de lo femenino). La suma de los números que componen la carta da un total de ocho (17= 1+7= 8). Es una carta que alude a muchas características femenina: lo emocional (el agua); la renovación (el vaciar las vasijas); la inocencia de su desnudez; su juventud y tranquilidad y las múltiples estrellas de ocho puntas.

miércoles, 22 de abril de 2009

XVI.- La Torre

En lo alto de la montaña se encuentra una torre que alberga presumiblemente a un Rey y una Reina. Un rayo ha impactado en lo alto de la torre causando daños en ella, llenándola de fuego y destrucción. A su vez, los reyes, que no perecieron al rayo, salen expulsados de la torre y caen al abismo seguidos además por lenguas de fuego que también los amenazan, invadidos así por un gran temor extremo notable en sus rostros. La imagen refleja caos capaz de destruir todos los esfuerzos físicos representados por la fortaleza de la torre, y todo el poderío monárquico de unos reyes que caen sin conocer aún su suerte. ¿Morirán? ¿Sobrevivirán? ¿Caerá toda la torre? ¿Podrá reconstruirse? ¿La inclemencia del temporal imprevisible volverá a atacar en el futuro sin previo aviso? 

XV.- El Diablo

Una figura con rasgos humanos y animales se encuentra dominando esta carta. Cuernos, alas de vampiro, y por último un tridente en su cabeza que simboliza al propio diablo. A cada lado, similar a la carta de Los Enamorados, se encuentra una mujer a su derecha y un hombre a su izquierda, ambos encadenados por el cuello y a los pies del trono del diablo tal cual esclavos. En sus cabezas se aprecian los cuernos propios del demonio. Se observa claramente que ambos se encuentran dominados e imposibilitados para moverse claramente por las cadenas que les oprimen. En esencia se observa a dos personas desnudas que se encuentran a la merced del dominador y sus propios deseos, y ambos con pocas oportunidades de elección. Dicha desnudez no parece inocente a diferencia de la observada en el Arcano Mayor VI.

martes, 21 de abril de 2009

XIV.- La Templanza

Sobre una laguna de agua cristalina se encuetra un Angel quie pisa con su pie izquierdo la tierra y con el derecho el agua, elementos estos compatibles y correspondientes. El Angel es escoltado por el Sol a lo lejos y un camino que irremediablemente lleva a él. En las cartas del Radiant, a diferencia del Rider Waite tradicional,  el Sol además posee una corona.
Antes de ir a ese camino el Angel hace un juego de equilibrio entre dos copas llenas presumiblemente de agua sin que se derrame una gota de ellas. Este Angel se encuentra sereno, seguro. ¿Hay que hacer algo antes de conseguir un objetivo o la luz del Sol? ¿Templanza, sobriedad ante los apetitos y placeres? ¿Moderación ante qué? ¿El ser expresada la templanza por un Angel se refiere a un don o virtud que en este plano físico debemos aprender o desarrollar? ¿Para qué?

jueves, 16 de abril de 2009

XIII.- La Muerte

Una osamenta viviente, una calavera que cabalga en un robusto caballo blanco llevando en su mano izquierda una bandera, un estandarte. Está cubierta por una armadura ¿No resulta interesante que la muerte se cubra o protega con una armadura? ¿De qué se protege? ¿Acaso la muerte es tan vulnerable como nosotros? ¿Es un soldado muerto que viene de la guerra? ¿Un alma en pena, un espejismo?
A su paso se observa aparentemente un Rey muerto, y otros que en el trance entre la vida y la muerte se debaten con ella en actitud de resignación y otros de súplica o defensa: obsérvese al obispo frente a ella que no sabemos si le suplica piedad  o quizás usa la oración o el exorcismo como mecanismo de lucha contra ella.
Al fondo un sol radiante que no deja de brillar y un mar con un navío que sigue su curso, lo cual puede indicar que la muerte no ha llegado para quedarse o que no afecta a todo ni a todos por igual o a la vez. 
¿Morirán las personas que suplican o luchan contra la muerte? ¿Dentro de tal armadura hay un ser vulnerable? ¿Quienes están tendidos en el el suelo están muertos, dormidos o desmayados? Lo cierto es que el paso de la muerte no parece infalible y que su presencia podría representar una prueba muy fuerte de la que debemos aprender algo para fortalecernos. El miedo que transmite es pasajero y no es estable, y dentro de todo, parece que la muerte también alberga un punto débil ¿Cual será?

domingo, 12 de abril de 2009

XII.- El Colgado

Un joven cuelga de un madero florido, sujetado de una soga boca abajo y sostenido por su pie derecho. Así mismo tiene sus manos, seguramente también, amarradas en la parte de atrás. Su cara refleja resignación o aceptación, contario a la cara de sufrimiento típica en una situación similar. En su cabeza la aureola de los santos cristianos y en el fondo un color violeta simbolo esotérico de la transmutación, la transformación de lo malo en bueno. ¿Acaso se trata este de un castigo temporal? ¿O será que el joven ha sido condenado a morir? El madero florido, su gesto de aceptación y su aureola de santidad, sin duda hablan de un pronóstico alentador. Quizás después de tanto sufrimiento venga la recompensa, o quizás el sufrimiento en sí sea el paso previo y necesario para conseguir la tan ansiada y necesaria tranquilidad o felicidad. 

sábado, 11 de abril de 2009

XI.- La Justicia

Un hombre o una mujer sentado firmemente sobre un trono y escoltado por dos grandes columnas. A su derecha una espada que le atribuye autoridad para aplicar cualquier pena o catigo. Dicha autoridad se encuentra compensada por una balanza perfectamente equilibrada que le permite ser justo. Se encuentra encerrado y aislado del mundo externo tal como lo muestra el manto violeta a su espalda, quizás precisamente para no contaminarse del juicio exterior y ser justo en su veredicto. Sugiere esta carta a una persona capaz de dar a cada quien lo que merece.

X.- La Rueda de la Fortuna

Una rueda en medio del cielo que aparentemente gira. Sobre ella una esfinge, una serpiente y un personaje similar al demonio. En los cuatro costados de la carta aparecen las imágenes representativas de los cuatro evangelistas: Mateo, Marcos, Lucas y Juan.
¿El bien y el mal juntos? ¿O acaso se tratará de la fortuna o desdicha que se encuentra escrita en un plano superior? ¿El destino?
Sea lo que sea, pareciera tratarse de un tránsito (bueno o malo) que nos llevará irremediablemente a algo mejor, todo ello por la presencia de los evangelistas y del cielo que configura toda la carta, aspectos estos asociados con la divinidad y los buenos propósitos.

viernes, 10 de abril de 2009

IX.- El Ermitaño

Un anciano quien aparentemente camina en calma y con cuidado, con la cabeza inclinada y con los ojos cerrados posiblemente en actitud reflexiva. Está solo, sólo él y sus pensamientos (sus dudas, ilusiones, miedos, etc.). Sin embargo camina pacientemente, lo cual le asegura no tropezar ni caer. En su mano derecha lleva una pequeña luz, sufiente para iluminar su camino ¿Esa luz se refiere a alguna sabiduría divina? Y en su mano izquierda lleva su bastón o báculo que le permite dar pasos firmes y seguros en el mundo físico. Aunque la luz está más arriba del bastón, se aprecia cierto equilibrio (entre el mundo físico y espiritual o divino) que al anciano debe mantener. En definitiva, un hombre prudente, pensativo, reflexivo y seguramente sabio, que camina en calma pero con paso seguro.

martes, 7 de abril de 2009

VIII.- La Fuerza

Una mujer plácida, tranquila y serena; totalmente autocontrolada. Coronada y rodeada de flores en la cintura como expresión de lo hermoso, de lo femenino. En lo alto se encuentra custodiada por el signo de "infinito" que seguramente hace alusión a su conocimiento y experiencia o al predominio de lo mental sobre lo físico. Se enfrenta con una bestia caracterizada por una fuerza arrolladora, sin embargo ella, la mujer, de alguna manera domina con naturaleza la descomunal fuerza de la bestia. ¿Acaso su fuerza es física o mental? ¿la brutalidad de la fuerza física puede ser dominada por una fuerza distinta a ella? ¿Qué hace esta mujer para dominar a la bestia? Lo cierto es que, sin duda alguna, en apacible calma, ella ha dominado a la bestia.

VII.- El Carro

Un hombre, un guerrero montado sobre una carroza y escoltado por dos esfinges. Sobre su cabeza una corona con una estrella que sin duda hablan de su jerarquía o estatus militar o civil. Un manto de estrellas cubre su carroza. Tiene aún sobre sí el traje de batalla. En su mano derecha sostiene su báculo lo cual indica que se trata de alguien de poder. ¿Va a la guerra? ¿Viene de ella? En cualquier caso se le nota firme y decidido, y cualquier cosa que haya hecho o esté por hacer parece estar dentro de su dominio y éxito.

lunes, 6 de abril de 2009

VI.- Los Enamorados

Una pareja que aparentemente representa a Adán y Eva, creaciones primogénitas del Dios judeico-cristiano. En lo alto el Sol que puede estar representando a la Divinidad y un Angel que custodia su voluntad. ¿Acaso se trata del Jardín del Edén? (Génesis 2:8) ¿Se trata de una escena previa al pecado original y que muestra la inocencia de la pareja apenas expuesta a la tentación de la serpiente y el fruto prohibido? ¿o acaso se trata de la misma escena de la expulsión donde, después de probar el fruto prohibido, descubrieron su desnudez? En última instancia se trata de una pareja que se encuentra en el límite de lo divino y lo pecaminoso, con influencia de ambas partes.

IV.- El Emperador

Un hombre adulto sentado firmemente en su trono. Su sitial parece sólido, inamovible. Dicho trono está escoltado por la cabeza de unos animales quienes lo protegen. En sus manos los símbolos de su poder. Debajo de sus ropas se nota aún su armadura. ¿Es que el Emperador sigue preparado para la guerra inminente? ¿O acaso carga su armadura por temor a perder su imperio? ¿Acaso detrás de tanta grandeza hay mucho miedo?

V.- El Sumo Sacerdote

Se encuentra en su trono más alto de lo habitual con su corona de tres piso o tiara papal. Su mano derecha parece señalar el cielo indicando que su autoridad no viene del mundo terrenal simbolizado por un báculo, sino de lo alto, del cielo. En su mano izquieda sostiene el báculo que le da poder también sobre este mundo físico. A sus pies las llaves que representan la autoridad que Jesús transmitió a Pedro, Mateo 16:19 y la infabilidad del papa en lo referente a dogmas de fe.

III.- La Emperatriz

Una mujer en un trono cómodo en medio de la naturaleza con su corona de 12 estrellas y un pequeño báculo en su mano derecha que le reviste poder sobre los asuntos del mundo. El corazón y el emblema de lo femenino a su lado, dan cuenta de su autoridad en estos temas. Todos estos signos y además el agua que fluye a sus espaldas, conjugan en ella la expresión del amor por excelencia.

II.- La Suma Sacerdotisa

Mujer dotada de conocimiento amplio en los temas religiosos (critianismo, torá, leyes, etc.) Pero ¿cómo una "mujer" puede ser autoridad en estos temas? Sin embargo ella lo es. Dos grandes columnas sostienen su trono, y detrás de ella las flores hablan de su conexión con la naturaleza. Definitivamente es una carta muy fuerte porque conjuga la naturaleza de la mujer, sus poderes y los conocimientos de lo espiritual.

I.- El Mago

Hombre dotado de conocimiento, con la capacidad de regir los elementos sobre su mesa representados por la espada, el basto , el oro y las copas (aire, fuego, tierra y agua). Tiene el poder para invocar las fuerzas del cielo con su mano derecha elevada hacia lo alto (lo espiritual) y de la tierra con su indice izquierdo (lo físico). Su conocimiento y sabiduría pueden ser sorprendente es infinitos tal como lo muestra el signo sobre su cabeza.