As de Bastos

En esta carta podemos observar una gran mano blanca que sale de entre las nubes y que sostiene un madero vigoroso y florido. Este basto parece alimentarse de alguna manera por la energía que contiene e irradia la mano poderosa. En este sentido, el madero que debe nutrirse esencialmente de elementos terrenales (tierra, agua, oxígeno), consigue su vigorosidad en una energía superior. ¿Lo físico y lo divino junto?
Debajo de él aparece una riachuelo y un castillo en la cumbre de una montaña, que a la vista parecen pequeños pero que en efecto no lo son. Lo imponente de la vara hace ver todo muy pequeño y resalta en efecto su importancia ante el resto de los elementos. No se trata de una espada que corta, se trata de un madero que sirve de apoyo similar a la que lleva El Ermitaño pero que también es útil para la defensa. En caso de ser usado para defenderse, el efecto del basto puede generar un dolor pasajero pero que no lleva necesariamente a malograr en exceso o a cortar como la espada.
En efecto es una vara imponente y su firmeza no se pone en duda. ¿Qué busca decirnos su presencia?

Comentarios

  1. Puede que lo que busque decirnos es que, aunque cuando piensas que todo está perdido, no es así, simpre hay alguien ó algo pendiente de ti, y ese algo o alguien jamás dejará que te pase nada porque formas, de alguna manera, parte de el/ella.
    y bueno, es una opinión más; veo que la primera en esta entrada, pero espero que no sea la única; Es una idea genial que hayas hecho un blog para poner tus impresiones de las cartas. ten por seguro que lo volveré a visitar; es más, estoy superenganchado leyendo las entradas.
    Hasta otra!

    ResponderEliminar
  2. Hola Tony!

    Muy aguda tu observación. Como verás el tarot da para muchas interpretaciones, y su riqueza usada para la reflexión, es inmensa. Gracias por seguir el blog, y te animo a seguir todas las entradas publicadas. Un abrazo.

    Leonardo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tres de Bastos

Cierre de los Arcanos Mayores: El Camino del Alma (II Parte)

I.- El Mago