Cierre de los Arcanos Mayores: El Camino del Alma (II Parte)












A mi entender, esta segunda parte (y aunque muchos no estén de acuerdo), tiene una connotación más trascendental y metafísica, y se refiere a la lucha ya del alma (como ente espiritual y no corporeo) para llegar a su camino final, con la salvedad de que se nota más la influencia de aquellos aspectos que el hombre ya no controla sino que están dominados por fuerzas superiores, divinas o del destino. Si observamos con detenimiento, la mayoría de las figuras expuestas aquí son mencionadas en el Apocalipsis de Juan. Dicho relato se ha dado a conocer como la historia de "El fin de los tiempos", y aunque bien sabemos que dicho relato se refería al destino de la Iglesia cristiana ya amenzanada por las primeras persecuciones, también se ha querido ilustrar con él todo aquello que finalmente ha de pasar con el hombre. Es así como observamos que desde el primer Arcano (El Loco) hasta El Colgado, notamos la acción voluntaria del hombre sobre el mundo, sin embargo, a partir del Arcano XIII (La Muerte) pareciera que dichas acciones quedan a un lado y comienzan a operar elementos superiores a la voluntad humana. Todas las cartas muestran personajes de otro plano: La Muerte, Angeles, El Diablo, La Estrella, La Luna, El Sol a excepción de un ser andrógino que levita en el cielo y que cierra dichos arcanos.

En el Apocalipsis se menciona a la muerte quien neutraliza las acciones voluntarias del hombre despojándolo de su estado corporeo. La muerte y el diablo luchan contra lo ángeles de Dios en una guerra final, resultando poco casual que el Angel de la Templanza esté entre ambos personajes. Sin embargo, este Angel muestra una actitud calmada, controlada y en equilibrio, lo cual puede explicarse por el hecho de que ellos en sí no tienen poderes propios sino que obedecen a la voluntad divina, y que podrían estar esperando dicha orden para actuar. En Apocalipsis 10; 1-3 y 15; 1-18 se observa claramente como estos ángeles, inclusos aquellos que llevan las copas con la furia de Dios, esperan la orden para desatar la lucha. La Torre demuestra que la guerra desatada entre el bien y el mal es catastrófica retando cualquier posible poder terrenal existente. La Estrella se constituye en una luz de esperanza ante la crisis, y La Luna representa los miedos y las dudas razonables ante tales acontecimientos. El Sol inaugura las tres últimas cartas que muestran el resultado de la lucha entre el bien y el mal, dando como vencedor al primero. Finalmente, El Juicio y El Mundo dan cuenta de la recompensa o castigo del alma por los actos que en vida física ejecutaron. ¿Esta es la historia de los Arcanos Mayores o de nuestras vidas? Es una descripción muy cristiana de los eventos: cada quien será juzgado según sus actos. Sin embargo, ¿es esa la historia del hombre y del alma? ¿Siempre nuestros actos podrán ser recompensados o castigados? Esa es una respuesta que dejo a cada quien.

Como nota curiosa, este artículo está acompañado de los Arcanos Mayores Nº 0 y XXI del "Tarot of Dreams", como notarán, estas no son más que la carta de El Loco y El Mundo y se aprecia cómo quien inicia toda la historia termina ascendiendo y elevándose luego de transitar por la vida y experiencias de todos y cada uno de los Arcanos que le preceden.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tres de Bastos

I.- El Mago