XVI.- La Torre

En lo alto de la montaña se encuentra una torre que alberga presumiblemente a un Rey y una Reina. Un rayo ha impactado en lo alto de la torre causando daños en ella, llenándola de fuego y destrucción. A su vez, los reyes, que no perecieron al rayo, salen expulsados de la torre y caen al abismo seguidos además por lenguas de fuego que también los amenazan, invadidos así por un gran temor extremo notable en sus rostros. La imagen refleja caos capaz de destruir todos los esfuerzos físicos representados por la fortaleza de la torre, y todo el poderío monárquico de unos reyes que caen sin conocer aún su suerte. ¿Morirán? ¿Sobrevivirán? ¿Caerá toda la torre? ¿Podrá reconstruirse? ¿La inclemencia del temporal imprevisible volverá a atacar en el futuro sin previo aviso? 

Comentarios

  1. Una interpretación muy original e interesante.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rozonda, tus comentarios siguen siendo muy estimulantes. El ejercicio sigue siendo muy interesante pues se observan elementos que antes a primera vista no se contemplaban. Me alegra mucho que te guste el blog. Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tres de Bastos

Cierre de los Arcanos Mayores: El Camino del Alma (II Parte)

I.- El Mago